Mis seguidores

lunes, 27 de octubre de 2014

AUTILLO EUROPEO (Otus scops). 2º parte

5 años han tardado en volver a ocupar y críar en mi caja-nido, unos años por una causa y otros años por otra, habían fracasado en el intento.
El día 15 de Junio es el primer día que me decido a asomarme a la caja para ver si al final la han ocupado o no, los había visto alguna noche rondar los pinos y la caja pero no les había hecho un seguimiento muy bueno este año (por falta de tiempo y pereza) y tenía la sensación de que iba a ser otro año sin éxito, tampoco quería asomarme en fechas más tempranas porque aquí suelen críar un poco tardíos para como indican en otras zonas; me llevo una gran alegría al ver a la hembra echada, no sé cuando sería la puesta del primer huevo ni cuantos tiene, normalmente suelen ser 4 en años propicios; vuelvo a asomarme el día 20 de Junio y de momento la cosa va bien aunque puedo ver que sólo tiene 3 huevos.

El día 5 de Julio es el primer día que pongo el hide para ir observando su comportamiento y recelo ante el montaje de todo, sé cierto que ya se ha terminado la incubación y he observado que ante mi presencia entran sin temor al nido.
Nada más anochecer llega el macho con la primera ceba y enseguida vuela para seguir cazando, de vez en cuando sale la hembra y poco antes de que llegue el macho regresa al nido pero élla sin cebas, de momento el macho es el único que aporta la comida, observo que hay mucho espacio de tiempo entre ceba y ceba para lo que yo ya había visto otros años, no le doy mucha importancia pero no lo veo normal, tras 2-3 horas toca retirada y a dormir, por la mañana toca desmontar todo hasta la próxima sesión al siguiente fin de semana.



El día 12 volvemos al ataque, y digo volvemos porque este año tengo un colaborador y menos mal, porque sin su presencia hubiéramos perdido las fotos testimoniales de la captura de un ratón (día 19), un fallo mío en los ajustes del flash y cámara me impidió hacerlas, la noche trascurre más o menos como la anterior pero ahora la hembra también aporta comida, a pesar de que son los 2 miembros los que cazan, sigue habiendo pocas cebas aunque los pollos sean muy pequeños y sólo 3.




Al siguiente fin de semana estuvimos a punto de cancelar la sesión, amenazaba lluvia y no sólo amenazó sino que cayó un chaparrón de los pocos que han caído este año en la zona, esa tarde llegué antes al sitio y empecé a montar por si al final no llovía, llovió y gracias a que la tecnología no permite llamar ni recibir llamadas con el móvil para avisar de la lluvia, poco después llegó Rober, el héroe de esa noche por haber podido hacer las fotos con el ratón, como paró de llover nos subimos al puesto para iniciar la sesión, pocas cebas como siempre, el motivo de hoy podía ser la lluvia que es incompatible con sus presas y quizás gracias a ésto se consiguió la foto con el ratón.

Al día siguiente, durante el desmontaje, pude ver a uno de los adultos parado en un pino y es la única ocasión que he tenido de poder hacerles fotos de día y mira que los he buscado veces, que mimetismo y como pasan desapercibidos.
La siguiente sesión fue el día 25 y entrabamos pensando que quizás sería la última por las fechas, suelen estar en el nido alrededor de 21 días aunque se tienen datos de haber estado hasta 29, otra noche con más de lo mismo, pocas cebas muy espaciadas, les cuesta mucho cazar, ha sido un año muy malo sin lluvias y poco propicio para todo, de día se ven pocas mariposas, arañas, saltamontes, etc... el campo apenas ha registrado floración, y el río se ha llegado a secar por completo, cosa que yo no he visto en 40 años que llevo visitando esa parte de la comarca. 

Lo más interesante de la jornada es que se paró uno de los adultos delante nuestro y estuvo acicalándose y casi durmiendo durante media hora, las fotos que le pudimos hacer no fueron muy buenas porque fue a pararse en una rama con poco ángulo de visión y poco fotogénico el escenario. Normalmente hacen todas las entradas de forma directa y muy rápida al nido con lo que las posibilidades de conseguir alguna fotografía se reducen a las pocas veces que usan alguna rama para detenerse unos segundos antes de entrar, normalmente usan la misma y apenas da tiempo a poder realizar 2-3 fotos, y cuando usan otra ya no sabes que hacer, mientras lo buscas con la cámara, encuadras y enfocas, lo normal es que ya no esté con lo que has perdido esa fotografía y la que hubieras podido hacer, quizás, si se para en la que tiene más o menos por norma. Se aprecia una diferencia clara en esta pareja entre el macho y la hembra y, más que por el tamaño, es por la coloración, el macho es de tonos más grises y la hembra es más parda y tiene en la base del cuello una franja grisosa bastante apreciable.

Por resultarme raro las pocas cebas que reciben, el día 26 me asomo a la caja-nido para ver el desarrollo de los pollos y los 3 pollos tienen un tamaño igualado entre éllos pero son pequeños para el tiempo que tienen, aún aguantan en el nido una semana más hasta el próximo fin de semana.

La próxima sesión se realiza la noche del 1-2 de Agosto, sigue la misma tónica de las otras noches pero en esta ocasión no creo haber visto al macho, me parece que es la hembra la única que se acerca a cebar al nido, creo que debe haberle pasado algo al macho. Por la mañana le hago un pequeño vídeo a un pollo que está asomado y que a pesar de estar yo a escasos metros y no estar escondido, ni se inmuta, ya soy uno más de la familia.


Lo más triste de la historia sucede cuando al siguiente fin de semana (9 de agosto) vuelvo a asomarme a la caja, hay un pollo muerto con el mismo desarrollo que el que se asomaba, debe estar muerto un par de días, cuando lo retiro descubro otro más menos desarrollado y casi momificado, la escasa comida que recibían no ha sido suficiente para todos y al final del desarrollo sólo el más fuerte ha sido capaz de sobrevivir haciéndose con todas las cebas y abandonar el nido, calculo que debe haber sido el día 5 por lo que da una estancia en el nido de alrededor de 32-33 días.
El sonido que emiten los pollos se repetía todas las noches  incansablemente y era perfectamente audible cuando estabas a una distancia cercana.

video


miércoles, 23 de julio de 2014

AGUILA-AZOR PERDICERA (Aquila fasciata) (Hieraaetus fasciatus).2ª Parte



Esta historia está basada en hechos reales pero los personajes que aparecen son ficticios, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Al que le parezca un rollo lo que he escrito abajo, que no lo lea y que vea sólo las fotos que se me da mejor fotografiar que escribir.
Alguna foto sale un poco rara al colgarla para el blog y seguramente también se podría mejorar alguna en el procesado, pero cuando tienes un millar de fotos para hacer selección acabas cansado y saturado.




 Aguila Azor Perdicera, Aquila fasciata o Hieraaetus fasciatus, da igual como la quieran llamar o que le cambien el nombre científico, para mí siempre será Aguila Perdicera.

A la pareja de la que voy a hablar (las que salen en las fotos) la llevo observando muchos años pero más a fondo los últimos 4 años y me han ofrecido momentos muy gratificantes, casi todos mis comentarios hacen referencia a este año 2014 pero cuando afirmo datos, no es por la observación de esta temporada sino por todos los años que llevo de experiencias con ellas.
Durante los meses de Diciembre, Enero y Febrero no paran de aportar ramas al nido, bueno, no es que estén llevando ramas sin parar, si no al final no cogerían en la pequeña cueva donde tienen el nido pero casi todas las mañanas una de las primeras faenas que hacen es reunirse en el nido y suelen hacer un pequeño vuelo a un gran pino cercano y quitarle alguna ramita para luego llevarla al nido, esta pareja suele anidar en un pequeño cortado y tiene otros 3 nidos conocidos en otros 2 cortados próximos más pequeños aún, uno de ellos ya llevan bastantes años sin usarlo, la última constancia que tengo son de los años 1998 y 2001, debido a las continuas molestias que ocasiona una zona de escalada y otros menesteres ya no lo han vuelto a intentar allí, el otro cortado es tan ridículo que parece imposible poder ubicar allí un nido.



 Este año empezaron la incubación el día 18 de febrero y a finales de la primera semana de abril ya se podían observar los 2 pequeños bultos blancos que eran los pollitos, no tengo fecha cierta de cuando murió uno de ellos pero calculo que sería a las 3 semanas y la salida del nido fue el viernes 30 o sábado 31 de Mayo, me inclino más por el sábado en las primeras horas.                                                                                                                                                                            




 Una de las primeras faenas que hace el macho cuando la hembra está incubando es la visita mañanera antes de salir de caza, ha pasado la noche en un punto cercano desde donde también suele efectuar vigilancia y con las primeras térmicas (o sin ellas) ya se dirige al nido, no ha ocurrido ninguna incidencia durante la noche así que se tiene que fastidiar e ir a cazar y no sólo para él, no sabe la que le espera más adelante, ¿o sí ?.
 Este año está utilizando como más habitual un cazadero distinto al del año pasado supongo que se debe a que hay más cantidad de gazapillos que el año pasado y le debe resultar más sencilla su captura que la de bichos voladores, sin embargo no los he podido ver volar por delante de mí con aporte de conejos, estoy alejado del nido, no tengo visión directa y además, como he dicho antes, utilizan otro cazadero y cuando se desplazan a él y vuelven utilizan una ruta en la que no pasan por delante de mí.



 Por lo que he podido observar deduzco que rotan las zonas de caza cada 2-3 semanas (depende de la abundancia de presas), es una técnica que también emplea el halcón peregrino para conseguir una cierta confianza por parte de sus presas y que no estén en un estado de alerta permanente y así les resulte más fácil la caza.
 
 Aunque hay quien comenta que las perdiceras mantienen una especie de pacto de nidificación con las aves que tienen alrededor de su nido, ésto sólo es verdadero en parte, cuando faltan 3 semanas aproximadamente para que el pollo o los pollos salgan del nido, los adultos intentan respetar y suelen respetar la caza más próxima al nido salvo que por alguna circunstancia no hayan podido cazar en sus cazaderos habituales en época de cría (los más alejados suelen usarse fuera de la época de cría), el hambre es muy mala y hay un dicho que dice que “cuando el hambre aprieta, ni el culo del muerto se respeta”, así consiguen que cuando el pollo empiece a volar puedan los padres enseñarles las técnicas de caza con las presas en la cercanía del nido ya que los jóvenes no se alejan mucho hasta pasar 3-4 semanas.


 En los primeros días después de abandonar el nido aún reclama la comida a los adultos con unos gritos lastimeros que recuerdan mucho el canto de la perdiz (observación propia) y que de no saber o ver quién los está emitiendo la persona inexperta puede llegar a pensar que es un canto atípico de una perdiz (a ver si le va a venir el nombre por eso y no por lo que caza).
 Suele ser la hembra la que lleve la presa a uno de los puntos que tienen cerca del nido para que el joven acuda a comer, si no consigue cazar solicita la ayuda del macho (no puedo afirmar si al revés también sucede pues yo no lo he podido observar), y entonces cazan en pareja.
He sido testigo del aporte de un arrendajo medio vivo al pequeño cortado donde tenía ubicado el hide (no sé si sería el mismo que unos días antes me volvió loco imitando el chillido de las águilas desde una rama, yo trataba de localizar al águila para hacerle la foto), la hembra incitaba y esperaba al pollo para que acudiera pero éste se paró debajo a escasos 3 metros y no llegó a subir a comer, al final mató y empezó a desplumar al bicho haciendo paradas como esperando a ver si el joven acudía, la madre empezó a comer algunas partes mientras el joven reclamaba, una de las partes que he visto que aprecian de las aves que capturan son las patas que se las tragan enteras uñas incluidas, no me he entretenido a averiguar que aportan las uñas (calcio del hueso) pero sé que obtienen algo de ellas (me suena de un documental o libro), incluso mi perrillo acude a comérselas cuando oye el corta-uñas en casa.
 
Ante la insistencia del joven, la hembra cogió un trozo de carne con el pico y en un pequeño planeo de ida y vuelta al mismo punto lo dejo caer donde el pollo reclamaba, ésto lo hizo 2 veces. En esta observación el joven llevaba fuera del nido unos 9 días y en breve ya intentará el joven matar a la presa y digo intentar porque se manifiesta tan torpe que esta labor le puede costar incluso 15 minutos (observación de otros años). Este año no he podido conseguir fotos del joven, el año pasado no paraba de presentarse delante de nosotros y este año pensábamos que volvería a pasar lo mismo y conseguiríamos buenas fotos pero no ha sido así por lo que las que pongo son del 2013, debe ser más o menos igual de feo y tengo que ocuparme de otros menesteres.



 Para terminar tengo que decir que en época de cortejo se atrevieron a cazar un palomo justo encima de un nido, más o menos habitual, de águila real, supongo que fue un acto de valentía por parte del macho para demostrarle a su pareja de lo que era capaz, no se llevó la presa pero no sé si es porque venía la pareja de reales o porque sólo fue éso, una demostración.